ORTOPANTOMOGRAFÍA

La ortopantomografía o radiografía panorámica es una técnica radiológica que representa, en una única película, una imagen general de los maxilares, la mandíbula y los dientes. La radiografía resultante muestra una visión panorámica de la cara y parte inferior de la cabeza.

Su papel en el diagnóstico odontológico, no solo de los dientes sino también del maxilar y mandíbula, es fundamental. Sin la ortopantomografía, el odontólogo perdería una gran ayuda en la mayoría de las especialidades de su campo. Prácticamente es utilizada de forma sistemática en odontología, llegando a ser un arma diagnóstica rutinaria.

La imagen digital también se incorpora a la ortopantomografía permitiendo al profesional realizar estudios que pueden ser procesados y modificados para obtener un resultado más idóneo en algunos casos.

Las ventajas de una ortopantomografía o radiografía panorámica son observar ambos lados del maxilar y mandibular en una película; son visibles lesiones densas, tumores, infecciones de huesos, dientes no erupcionados y fracturas.

Actualmente la realización de ortopantomografías resulta imprescindible en los casos siguientes:

  • Para el primer reconocimiento de pacientes nuevos de todas las edades.

  • Para el diagnóstico precoz de defectos en el desarrollo de las arcadas dentales (recomendado sobre todo a los 10, 15 y 20 años de edad para el control de la dentición y para el reconocimiento precoz de quistes y tumores odontógenos).

  • Para encontrar las causas de la falta de erupción de una pieza.

  • Para la valoración radiológica de dientes no vitales (búsqueda del foco infeccioso).

  • En la sospecha de enfermedades odontógenas del seno maxilar.

  • En trastornos de las articulaciones temporomandibulares causados por una mala oclusión (debe realizarse la ortopantomografía siempre en la oclusión habitual).

  • En asimetrías faciales y maxilares.

  • En inflamaciones dolorosas y sensibles a presión, o bien asintomáticas.

  • En heridas de extracción con mala cicatrización y bajo sospecha de osteomielitis.

  • Cuando se sospecha el crecimiento de tumores intraóseos o infiltrantes, o la presencia de metástasis.

  • En parestesias del dentario inferior.

  • En exámenes de quistes no odontogénos, tumores o lesiones similares a tumores.

  • En el examen de enfermedades del sistema o síndromes.

  • En fracturas faciales y maxilares o sospechas de fractura tras accidentes.

  • Antes y después de intervenciones quirúrgicas.

  Volver

 

 
  INSTITUTO RADIOLGICO CALVO
Todos los derechos reservados 2010